Portal de Educación de la Junta de Comunidades de Castilla - La Mancha

Planeta de BLOGS

Sobre el portal

Una comunidad para todos

martes 28 de febrero de 2017
  • Añadido el 28 de febrero de 2017
    Han pasado unos cuantos años, quizá seis, probablemente siete. Uno iba en la parte de atrás de un Citröen gris conducido por padre, perdido entre la autopista, el Lawrence Durrel de turno y, ante todo, dejando emerger la imaginación que cabía en medio de estas alternativas. Uno imaginaba, de cara a un post de bloguero, al Reinaldo Arenas de Celestino antes del alba poseído ante el teclado por la enajenación polifónica de las notas de una pieza de Conlon Nancarrow (no digamos al Céline de Muerte a crédito o de Guignol´s band). Intervenía la velocidad con la que mi padre, en su manera, arriesga en las autopistas. El cielo era primaveral, pongamos, una ausencia plena con apenas alguna figura de nube rondando los raros virajes en los vuelos de algunas golondrinas. Venían ellas a tropel a comer de mis sesos, metidos en figuraciones que uno se pensaba, al menos, contenían algo de lirismo al que se prestaba, de caber y a ser posible, alguna sutilidad en ese manejo que tiene la imaginación embebida para crear imágenes, para achuchar frases frente a la velocidad con que las ruedas de ese coche gris, uno suponía, giraban. Apenas mediaba palabra con padre ¿Has quedado con alguna? Hoy voy a pasar por la biblio, no sé muy bien a qué. ¿Reconoces los números de esa matrícula? A ti lo que te pasa es que no ves bien de lejos y te niegas a ponerte las gafas etc… sobre todo, ya digo, silencio. De vez en cuando las voces de la radio irrumpían en mis pensamientos sobre teorías que en ese momento percibía acabadas, pongamos de un Eliot aún joven, puro estilo, kilates de aquel dicho que le es perteneciente que venían a hablar de convertir en algo mejor lo que un poeta -maduro, añadió- acierta a robar. Uno leía al Genet de turno encontrándolo imaginado ante un papel higiénico y una pluma, reescribiendo de nuevo una vida de la que él, lírico precoz del siglo, era asiduo. Excentricidades, uno pensaba, de un hombre que siempre se encuentra en el borde de una muerte que le es esquiva. Ya llegando a la ciudad, a la altura del municipio de Alcorcón sucedió aquello que hizo terminar mis idas blogueras de la mente, centradas en los grandes círculos literarios, vagamente concéntricos, que uno viene a querer para su biografía, que nunca acaba de escribir. A la altura de san José de Valderas, un hombre estaba caído de espaldas sobre el asfalto. De su casco roto emanaba un inacabable charco de sangre. Me apresuré a centrarme en los detalles. La motocicleta estaba en el suelo a unos diez metros de su cuerpo, el cual unos trabajadores de urgencias se acercaban a tapar con una manta. Visualicé, presunciones aparte, quién debía ser. Lo que fue ese hombre. Vi en el reloj del coche las 16:21. El tamaño de su cuerpo, la ropa que vestía. Es bien probable que se dirigiera al trabajo. También lo es que apenas hacía hora y cuarto se encontrase comiendo en el salón de su casa rodeado por esposa, de tenerla, e hijos, de tenerlos. Creo estar de nuevo usando en demasía la imaginación. Uno percibió la sangre como algo que podía ser suyo, figurar tal cual dentro de la gratuidad medio varonil de su cuerpo, definitivamente agotado debido a ciertos excesos, como pudieran ser el tabaco, alguna noche de frula, los excesos con los licores y alguna que otra mujer -no muchas- que saben crear heridas que uno aprende a borrar de sí, dicen, cada vez con mejor facilidad. Mi padre se cago en la puta (a saber a cuál de ellas se refería), yo le dije que correr e incluso no hacerlo era peligroso. Le dije que gastábamos demasiado tiempo discutiendo. Él cambió de tema. Hoy me conviene más dejarte en Vilumbrales que en Cuatro Vientos. Añadió que le hacían una prueba del estómago a las seis, cosa que uno ya sabía. El cuerpo del hombre, a estas alturas, debía andar kilómetro y medio atrás. Uno siguió dándole vueltas. Llamadas del Samur a su probable esposa y familiares o, quién sabe, amigos, inclusive de la infancia. Uno imagina el bar. Adivina a ese hombre jugando al mus con un palillo en la boca y siguiendo con el ojo vago el fútbol de la pantalla. Uno quiso empezar a verse blogger estrictamente literario y acaba allí, tendido sobre una nada que llegará, derrochando sangre que, ya dije, me es también medio propia. Sangre roja que se hace marrón en un asfalto. Sangre que se queda dejando una marca que apenas perdura y quién sabe si las flores en el arcén de alguien que lo quiso. Eliot no dejaba de sonreír mientras Céline y Reinaldo Arenas usaban la imaginación de uno de almohada. Conlon Nancarrow, mientras, paseaba sombrero de ala ancha por una ciudad pordiosera. En la radio hablaban del futuro incierto de un lateral izquierdo del fútbol club Barcelona. La vida continuaba. O quizá no. Creo que era martes. Puede ser, sin embargo, que lo esté equivocando por un jueves. 
    leer entrada de origenEste enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Añadido el 27 de febrero de 2017
  • Añadido el 27 de febrero de 2017
    Justin Timberlake opened the 89th Academy Awards Show with an upbeat performance of his hit song, "Can't Stop the Feeling" from the animated film Trolls.
    Timberlake sang his way into the Dolby Theater, flanked by dancers, dancing all the way to the stage.
    "Hollywood, you look so lovely tonight, but do you feel lovely?" Timberlake asked the audience.
    leer entrada de origenEste enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Añadido el 27 de febrero de 2017
    Justin Timberlake opened the 89th Academy Awards Show with an upbeat performance of his hit song, "Can't Stop the Feeling" from the animated film Trolls.
    Timberlake sang his way into the Dolby Theater, flanked by dancers, dancing all the way to the stage.
    "Hollywood, you look so lovely tonight, but do you feel lovely?" Timberlake asked the audience.
    leer entrada de origenEste enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Añadido el 27 de febrero de 2017
    Justin Timberlake opened the 89th Academy Awards Show with an upbeat performance of his hit song, "Can't Stop the Feeling" from the animated film Trolls.
    Timberlake sang his way into the Dolby Theater, flanked by dancers, dancing all the way to the stage.
    "Hollywood, you look so lovely tonight, but do you feel lovely?" Timberlake asked the audience.
    leer entrada de origenEste enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Añadido el 27 de febrero de 2017

    Aprecio o consideración que uno tiene de sí mismo.
    La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser, y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen: es la percepción evaluativa de nosotros mismos.1Este enlace se abrirá en una ventana nueva
    La importancia de la autoestima estriba en que concierne a nuestro ser, a nuestra manera de ser y al sentido de nuestra valía personal. Por lo tanto, puede afectar a nuestra manera de estar, de actuar en el mundo y de relacionarnos con los demás. Nada en nuestra manera de pensar, de sentir, de decidir y de actuar escapa a la influencia de la autoestima.https://es.wikipedia.org/wiki/AutoestimaEste enlace se abrirá en una ventana nueva

    1- Juego de las estrellas

    A cada niño se le entrega una estrella que debe colorear con su color preferido. En ella deben escribir su  nombre y las tres cosas que más le gusta hacer.
    Una vez que todos hayan terminado, se intercambian las estrellas con el compañero que tiene al lado. Cada uno leerá en voz alta lo que al otro compañero le gusta hacer pero sin decir el nombre. El maestro preguntará a quien corresponde esa estrella.
    Esta actividad exige que el niño reflexione acerca de lo que más disfruta hacer. El hecho de leer en voz alta los gustos de otro compañero, favorece la integración de sus preferencias con la de los demás.
    La pregunta del maestro, en cuanto a quien pertenece esa estrella, reforzará el sentimiento de identidad del niño. “Esa estrella es mía”, es como decir, ese soy yo.

     

    2- Juego de las profesiones

    Pedirle a cada niño que seleccione dos trabajos o profesiones que les gustaría hacer. En la orientación para hacer la selección, pedirles que tomen en cuenta qué es lo que más les gusta y qué creen que es lo mejor que pueden hacer.
    Seguidamente hacer una lista con las profesiones elegidas y organizar un día de “representación teatral”. Cada uno hará el trabajo que ha seleccionado.
    Por ejemplo el bombero simulará apagar un incendio, la enfermera curar a un enfermo, etc. Después de cada representación pedir que todo el grupo aplauda a cada compañero.
    Esta es una buena oportunidad para que el maestro destaque frente al grupo las fortalezas y el talento que cada uno ha demostrado en su rol.

    3- El juego del sobre

    A cada niño, o a cada adolescente se le entrega una hoja y un sobre. En la hoja debe escribir tres defectos que reconoce en sí mismo.
    También pueden ser características que no les gustan de si y que desearían cambiar. Luego colocan la lista dentro del sobre y lo cierran.
    Ese sobre llevará su nombre. Se lo pasan al compañero de al lado y este deberá escribir tres cualidades o virtudes que reconoce en la persona del sobre.
    Esto lo escribirá en el exterior. Luego dicho sobre se lo pasa al compañero de la derecha y este hará lo mismo.
    El juego finalizará cuando el sobre llegue a manos del dueño de dicho sobre.
    La finalidad de este juego es mostrarle a cada uno, que si bien tienen defectos, también tiene muchas virtudes.
    De hecho cada compañero reconoce distintas virtudes, quizás algunas coincidentes. Pero en cualquier caso serán más que los defectos que él ha identificado.
    En este juego los defectos no se comparten, buscando que el participante se quede con la grata sorpresa de todo lo bueno que los demás reconocen en él.

    4- A quien le gusta quien

    Esta actividad es ideal para plantearla entre los adolescentes. En ellos la estética y la imagen suele ser un elemento clave a la hora de hablar de autoestima.
    A cada participante se le entrega una hoja con el nombre de un compañero.  Cada uno debe escribir las tres cosas que más le gusta de esa persona.
    Todos tienen que elegir tres características físicas o personales que le gusten del compañero que le ha tocado.
    Luego el maestro juntará todas las hojas, y leerá en forma anónima y en voz alta cada uno de los atributos.
    El hecho de que sea anónimo alentará a expresar lo que en otro caso no se animarían.
    El pedir que mencionen tres aspectos que les gusten, les ayudará a ver que todos tienen algo positivo y agradable.
    Además, se darán cuenta que no todo pasa por lo físico. A su vez, cuando a cada uno le llegue el turno de escuchar sus cualidades, se sentirá muy contento. Incluso sorprendido de conocer aspectos de sí que otros valoran como positivos.

    Actividades de autoestima

    Los padres juegan un rol fundamental en la creación de una sólida y positiva percepción del niño sobre sí mismo.
    La familia es el lugar en donde el niño es querido y valorado tal y cuál es. Desde que es un bebé, incluso dentro del vientre materno, el niño percibe sensaciones de valor.
    Naturalmente no puede discernir esos valores pero los recibe como estímulos, que serán positivos o negativos dependiendo de sus figuras de autoridad.

    5- Asignar tareas concretas

    Asígnale a tu hijo cada semana por ejemplo, una tarea específica. “Esta semana tienes que recoger todos tus juguetes y guardarlos en su lugar”.
    Puede ser  un ejemplo sencillo, en el que claramente le das una responsabilidad. El hecho de que le hayas encomendado algo, le transmite el mensaje de que tú crees que él puede hacerlo.
    Esa confianza que estás depositando en tú hijo, hará que el sienta el compromiso de responder frente a ella. Además de tener un objetivo a lograr, tendrá un deber “moral” que cumplir.

    6- Emplea frecuentemente las palabras “por favor” y “gracias”

    Muchas veces puedes omitir agradecerle a tú hijo por algo que ha hecho. Seguramente no lo haces porque piensas que no lo valorará como tal.
    Sin embargo, cuando le pides por favor algo a alguien, le transmites respeto. Eso le hará sentir que tiene valor  y por tanto reforzará su autoestima.

     

    7- Pregunta y escucha con atención

    Además de las preguntas más “triviales” como ¿tienes hambre o frío?, hazle preguntas de calidad.
    ¿Qué significa y que objetivo persigue este ejercicio? Sencillamente darle a tú hijo el espacio suficiente para que se exprese.
    Estimularlo mediante preguntas  más exigentes, como por ejemplo “¿qué fue lo que más te gusto de lo que hicieron hoy en la escuela?”.
    De esa forma “obligarás” a que tenga que describir sensaciones o pensamientos. Cuando lo haga escúchalo con mucha atención.
    Si el televisor está encendido por ejemplo, entonces baja el volumen para escucharlo. De esa forma el entenderá que lo que tiene para decir es importante.
    Nunca interrumpas su conversación por atender el móvil. Lo que tu hijo tiene para contarte es más importante, y ese mensaje es el que tienes que transmitirle exactamente.

    8- Destaca lo positivo y mejora lo negativo

    Ningún extremo es bueno, y esto es una ley casi universal. Todos los niños, incluyendo tus hijos, tienen defectos y virtudes. Rasgos de su personalidad o conductas que te gustan más o menos.
    Cuando lo bueno se pone de manifiesto no pierdas la oportunidad de expresarle claramente tu orgullo. “Te felicito hijo por la buena tarea que has hecho”, puede ser un buen ejemplo de reconocimiento.
    Por el contrario, si ha sumado 2 más 3 y eso no le da 5, entonces hay que decirle el error. Pero hay que decírselo de una manera positiva.
    Generarle inmediatamente una segunda oportunidad, o una tercera si fuera necesaria es muy importante. Cuando logre el resultado correcto, hazle ver que fue capaz de superar la dificultad.
    La autoestima es conocerse a sí mismo con virtudes y defectos, y tener confianza en la propia capacidad para superar dificultades.
    Aplicando estos ejercicios, tus hijos podrán fortalecerse interiormente y de este modo prepararse de la mejor manera posible para las vicisitudes de la vida.

    ¿Qué es la autoestima?

    La autoestima es la opinión general que tienes de ti mismo, se trata de un juicio sobre ti mismo, a la vez que una actitud sobre ti mismo.
    Incluye:
    • Creencias. Por ejemplo “valgo mucho” o “soy competente”
    • Emociones: de orgullo, vergüenza, autorespeto, triunfo…
    Si tienes una autoestima alta, tendrás un sentido de satisfacción que viene de reconocer y apreciar tu propio valor, amándote a ti mismo y aceptándote.
    Es muy importante para tu bienestar psicológico, para tener relaciones personales sanas y para tener una vida exitosa.
    Lo contrario es tener un concepto negativo de ti mismo y es entonces cuando se da una autoestima negativa o baja.

    ¿Porqué es tan importante trabajar la autoestima en los niños?

    Toda percepción y concepto que tienes sobre ti mismo, forma parte de  un proceso de desarrollo. Este proceso comienza cuando eres un niño y se construirá a lo largo de toda tu vida.
    De aquí, la gran importancia de que este proceso comience tempranamente. Para ello tienes que ofrecerles a los niños experiencias que le permitirán crear un sentido positivo de sí mismo.
    Si un niño tiene baja autoestimaEste enlace se abrirá en una ventana nueva tenderá a desarrollar un comportamiento negativo y ansioso, a través del cual se sentirá menos seguro y sensible frente a los demás.
    Estas vivencias lo harán más proclive a tener dificultades en su proceso de aprendizaje, en su desempeño académico, e incluso dificultades para crear vínculos afectivos duraderos.
    Para facilitar el desarrollo de una autoestima positiva, existen distintos ejercicios y dinámicas tanto educadores como padres pueden realizar.
    A continuación te planteamos algunas de los más importantes y con base en los siguientes ejes temáticos: la autoestima adquirida desde la cabeza, inspirada desde el corazón y proyectada a la vida cotidiana.
    Fuente:https://www.lifeder.com/dinamicas-autoestima/
    Links
    leer entrada de origenEste enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Añadido el 27 de febrero de 2017
  • Añadido el 27 de febrero de 2017

    Juegos para aprender “la caja de la rabia”
    Juegos para aprender a controlar la ira y la rabia en los niños y niñas
    Una de las emociones frecuentes en niños y en adultos es, sin duda, la rabia o ira. Este sentimiento surge cuando existe algún acontecimiento que nos produce enojo y que no podemos controlar.
    La ira o rabia es uno de los sentimientos que demanda un mayor autocontrol
     ¿Cómo podemos enseñar a los niños a controlar la ira?
    Cuando nos enojamos, solemos perder el control. Esto puede tener diferentes consecuencias desde la sensación de vacío hasta la agresión hacia otros o romper cosas, por ejemplo.
    Como todo sentimiento no es prudente anular la rabia o ira, es decir, no conseguiremos demasiado si solamente nos enfocamos en otra cosa.
    Lo prudente será reconocer la ira y luego poder controlarla o manejarla. Veamos de qué manera podemos controlar la ira
     Comenzando un relato sobre la ira o rabia
    A continuación relataremos un breve cuento sobre el que partiremos para enseñar a los niños a reconocer y controlar la rabia.
     Cuento para trabajar la rabia y la ira “El día terrible de Tomás”
    Tomás era un niño muy bueno y alegre como cualquier otro niño. Un día fue a la escuela pero las cosas no serían tan buenas aquel día…
     Antes de llegar a la escuela un automóvil tocó con su neumático un gran charco de agua haciendo que ésta salpique y ensucie la ropa que Tomás llevaba puesta. Luego, al llegar a la escuela, se peleó con uno de sus mejores amigos, Cristian. Esa misma mañana la maestra le pidió que pasara al frente a resolver unas multiplicaciones pero él no supo cómo resolverlas. Estaba tan nervioso que se olvidó cómo debía multiplicar. Triste regresó a su asiento.
     Cuando finalmente llegó la hora de la partida, salió de la escuela camino a su casa (que se encontraba cerca del cole) pero comenzó a llover. A medida que caminaba bajo la lluvia, ésta se convirtió en una molesta tormenta.
     La molestia inicial de aquel día, se trasformó para Tomás en rabia y cuando su mamá abrió la puerta de su casa, él se encontraba completamente furioso.
    En ese momento Tomás sintió que un enorme monstruo salía de su interior y comenzaba a destruir todo lo que encontraba su paso: así, deshizo la cama que esa mañana él mismo había tendido, pasó por al lado de la mesa y la golpeó de un puñetazo, entró a su cuarto y tiró al aire varios de sus juguete, entre otras tantas cosas…
    ¿Cómo podría Tomás controlar la rabia en ese momento?
    Proponemos este juego para aprender a controlar la rabia. A partir de aquí haz que cada niño tome una hoja de papel y varios lápices para continuar con el relato. Solamente necesitaremos los siguientes elementos:
     Hojas de papel en blanco 
    • Lápices de colores 
    • 1 bote o recipiente mediano con tapa. Puede ser un frasco. 
    ¿Cómo jugamos a este juego? – Creando nuestro propio monstruo de la rabia
    Haz que los niños hagan un dibujo donde expresen toda su rabia. No necesariamente tienen que dibujar algo en concreto. Pueden hacer líneas rectas pero asegúrate de que las rayas expresen toda su enfado.
    Cuando veas que han terminado, haz que los niños le pongan ojos, boca, pies y brazos al mismo ¡Ahora ya han creado su propio monstruo de la rabia!
    Compartimos aquí un ejemplo:
    juegos para aprender
    Luego pídeles a los niños que “hagan con el dibujo lo que ellos deseen”: pueden romperlo, arrugarlo, etc.
    A continuación, toma el frasco y guarda dentro de él, los dibujos (o los restos de los mismos en caso que los hayan roto).
    Asegúrate de que el frasco se cierre por completo.
    Recuerda que este frasco debe ser usado solamente para guardar dibujos con monstruos de rabia.
    Podéis ampliar y ver otra manera de aplicar esta teoría en el blog  de Marina Martín en su entrada La caja de la Rabia
    Fuente:http://www.escuelaenlanube.com/juegos-para-aprender-rabia-ninos/
       
    ACTIVIDAD 1 
    CUENTO PARA CONTROLAR LA RABIA
    Cuento para trabajar la rabia y la ira “El día terrible de Tomás”
    Tomás era un niño muy bueno y alegre como cualquier otro niño. Un día fue a la escuela pero las cosas no serían tan buenas aquel día…
     Antes de llegar a la escuela un automóvil tocó con su neumático un gran charco de agua haciendo que ésta salpique y ensucie la ropa que Tomás llevaba puesta. Luego, al llegar a la escuela, se peleó con uno de sus mejores amigos, Cristian. Esa misma mañana la maestra le pidió que pasara al frente a resolver unas multiplicaciones pero él no supo cómo resolverlas. Estaba tan nervioso que se olvidó cómo debía multiplicar. Triste regresó a su asiento.
     Cuando finalmente llegó la hora de la partida, salió de la escuela camino a su casa (que se encontraba cerca del cole) pero comenzó a llover. A medida que caminaba bajo la lluvia, ésta se convirtió en una molesta tormenta.
     La molestia inicial de aquel día, se trasformó para Tomás en rabia y cuando su mamá abrió la puerta de su casa, él se encontraba completamente furioso.
    En ese momento Tomás sintió que un enorme monstruo salía de su interior y comenzaba a destruir todo lo que encontraba su paso: así, deshizo la cama que esa mañana él mismo había tendido, pasó por al lado de la mesa y la golpeó de un puñetazo, entró a su cuarto y tiró al aire varios de sus juguete, entre otras tantas cosas…
    ¿Cómo podría Tomás controlar la rabia en ese momento?
    Proponemos este juego para aprender a controlar la rabia. A partir de aquí haz que cada niño tome una hoja de papel y varios lápices para continuar con el relato. Solamente necesitaremos los siguientes elementos:

    ACTIVIDAD  2
     PARA CONTROLAR LA RABIA
    ¿Cómo podría Tomás controlar la rabia en ese momento?
    Proponemos este juego para aprender a controlar la rabia. A partir de aquí haz que cada niño tome una hoja de papel y varios lápices para continuar con el relato. Solamente necesitaremos los siguientes elementos:
     Hojas de papel en blanco 
    • Lápices de colores 
    • 1 bote o recipiente mediano con tapa. Puede ser un frasco. 
    ¿Cómo jugamos a este juego? – Creando nuestro propio monstruo de la rabia
    Haz que los niños hagan un dibujo donde expresen toda su rabia. No necesariamente tienen que dibujar algo en concreto. Pueden hacer líneas rectas pero asegúrate de que las rayas expresen toda su enfado.
    Cuando veas que han terminado, haz que los niños le pongan ojos, boca, pies y brazos al mismo ¡Ahora ya han creado su propio monstruo de la rabia!
    Compartimos aquí un ejemplo:
    juegos para aprender
    Luego pídeles a los niños que “hagan con el dibujo lo que ellos deseen”: pueden romperlo, arrugarlo, etc.
    A continuación, toma el frasco y guarda dentro de él, los dibujos (o los restos de los mismos en caso que los hayan roto).
    Asegúrate de que el frasco se cierre por completo.
    Recuerda que este frasco debe ser usado solamente para guardar dibujos con monstruos de rabia.
    Podéis ampliar y ver otra manera de aplicar esta teoría en el blog  de Marina Martín en su entrada La caja de la Rabia

     

    ACTIVIDADA 3
    Ver  video y comentar posteriormente.
    Preguntas para el diálogo.

    • ¿Te ha gustado el video?

    • ¿Lo encuentras útil?

    • ¿Crees que puedes aprender al técnica que en enseña para relajarse y controlar la ira?

     
            
    ACTIVIDAD 4
    ¿Qué conclusiones podemos sacar del cuento?
    •   Apunta tus conclusiones en el cuaderno de Lengua Española.

    ACTIVIDAD 5
    "Pelayo y su pandilla"

    En esta unidad didáctica interactiva, Pelayo y su pandilla te enseñarán a gestionar tus emociones con cuentos, juegos, manualidades, vídeos y canciones.

    Ver , comentar y sacar conclusiones.

    Técnicas para trabajar la rabia y el enfado con niños
    1.     En primer lugar debes saber que los niños y niñas si pueden controlar su enfado pero no saben cómo hacerlo, solo necesitan comprenderlo y desarrollar las herramientas para ello.
    2.     Explícale lo que son las emociones de enfado y de rabia, emplea ejemplos, puedes usar lecturas, programas de tv, situaciones cotidianas, etc.
    3.     Fomenta la reflexión sobre sus enfados. Pregúntale y escúchale: si sabe lo que es la rabia, cuando ha experimentado enfado, como se sentía, etc.
    4.     Explícale la conexión entre nuestros pensamientos, emociones y conductas, y pídele que de vez en cuando cierre los ojos y se percate de sus pensamientos, de sus emociones y de sus actos.
    5.     Explícale que el enfado es algo normal, ayúdale a reconocer aquellas situaciones en las que se enfadan y cómo reaccionan. Hazle reflexionar sobre las consecuencias de los enfados.
    6.     Utiliza un globo y llénalo de aire. Explícales que la rabia llena el globo y que si no dejamos que el globo se desinfle acabara explotando.
    7.     Enséñales una secuencia para responder ante el enfado, por ejemplo:
    ·        Cierro los ojos y respiro profundamente, centrándome en la respiración (puedo ayudarme contando hasta 10).
    ·        Cada vez que soltamos el aire nos imaginamos el globo deshinchándose.
    ·        Pensamos en cómo nos sentimos: que pensamos, que sentimos y que estamos haciendo.
    ·        Cambiamos los pensamientos que están en nuestra cabeza por pensamientos agradables, aunque tengan que ver con otra cosa. (pensamos en algo que nos gusta, en algo bueno
    ·        Hablamos y explicamos esas sensaciones y pensamientos, sin alterarnos.
    ·        Cuando nos sintamos alterados volvemos a respirar con los ojos cerrados.
    8.     No respondas a su enfado con un enfado por tu parte. Ayúdales a calmarse y    
      recuérdales que respiren y cierren los ojos.
    9.     Refuerza sus logros.
    Fuente: http://educayaprende.com/rabia-y-el-enfado-con-ninos/
     LINKS:
    Cómo controlar la iraEste enlace se abrirá en una ventana nuevaCómo ayudar a un niño a manejar su enfadoEste enlace se abrirá en una ventana nueva

    15 geniales recursos para trabajar la educación emocionalEste enlace se abrirá en una ventana nueva


    Mas vídeos para reflexionar
    leer entrada de origenEste enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Añadido el 27 de febrero de 2017
    Pues sí, este año nos hemos vestido de Trolls, ya que mis niños estaban encantados con la película. Después de dar muchas vueltas a la cabeza, elegí este disfraz y la verdad, no me arrepiento porque nuestra clase se llenó de color, risas, buen ambiente y mucha felicidad. Los padres y madres, como siempre, se superaron con los trajes. Os dejo unas fotos para que veáis qué bien quedaron.
    Equipo de los gusanos.

    Equipo de las ranas.

    Equipo de las tortugas.

    Equipo de los caracoles.

    Equipo de los camaleones.

    La mayoría de las pelucas las hicieron con faldas de tul. Os dejo algunos tutoriales que hemos visto para copiar ideas.
    MAQUILLAJE  Y ACCESORIOS POPPYEste enlace se abrirá en una ventana nueva
    En la próxima entrada subiré un vídeo de la actuación.
    leer entrada de origenEste enlace se abrirá en una ventana nueva.
  • Añadido el 27 de febrero de 2017

Más valorados

Categorías

Nube de etiquetas