Infografía - Plan Nacional de Garantía JuvenilImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto

La Garantía Juvenil es una iniciativa europea que pretende facilitar el acceso de los jóvenes al mercado de trabajo.

El Plan Nacional de Garantía Juvenil surgió a petición del Consejo Europeo que instó al Gobierno de España en la creación de un Plan específico que luchara contra el alto desempleo juvenil que afecta a España. Este Plan, que se encuentra alineado con la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven, recoge un catálogo común de actuaciones que serán desarrolladas por los organismos intermedios del Programa Operativo de Empleo Juvenil (POEJ) y tendrán como objetivo la reducción del desempleo juvenil.

El Programa Operativo de Empleo Juvenil se financia a través del Fondo Social Europeo (FSE), la Iniciativa de Empleo Juvenil (IEJ) y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Con este Programa se financian proyectos que favorecen la inserción laboral y educativa de jóvenes que quedaron fuera del sistema de estudios y del mundo laboral.

Desde enero de 2014, 14 millones de jóvenes europeos han participado en los Sistemas de Garantía Juvenil, de los cuales casi dos tercios de los jóvenes abandonaron la Garantía Juvenil en 2015 ya que obtuvieron empleo, educación, prácticas o se han formado como aprendices lo que demuestra que gracias a estas ayudas el mercado laboral de los jóvenes ha mejorado considerablemente.

La Garantía Juvenil ha facilitado reformas estructurales y la innovación en el diseño de políticas en los diferentes Estados miembros.  El sistema de aprendizaje en España ha sido objeto de importantes reformas estructurales, lo que ha generado un incremento en el número de aprendices de 4.000 a 15.000 en tan solo tres años (entre 2013 y 2016). Durante el mismo período, el número de empresas que participan en la formación de aprendices creció de apenas 500 a 5.660.

Para promover el empleo juvenil, debemos desarrollar y poner en marcha el Sistema de Garantía Juvenil entre todas las partes interesadas: administraciones públicas, servicios de empleo, centros de orientación profesional, centros de educación y formación, servicios de apoyo a la juventud, empresas, empleadores, sindicatos, etc.

Estudios recientes concluyen que los beneficios de la creación de este sistema Nacional de Garantía Juvenil son mucho mayores que los costes. El coste total estimado del establecimiento de los sistemas de Garantía Juvenil en la eurozona es de 21.000 millones de euros al año (0,22% del PIB) (fuente: Informe de la OIT: crisis del empleo en la eurozona).

No obstante, no hacer nada saldría mucho más caro. Se calcula que los jóvenes que no trabajan, estudian ni siguen formación alguna cuestan a la UE 153.000 millones de euros al año (1,21% del PIB) en subsidios, ingresos no percibidos e impuestos no recaudados (fuente: Informe de Eurofound sobre el desempleo juvenil).

Para que la reducción del desempleo juvenil sea una realidad en nuestro país, los presupuestos nacionales deben dar prioridad a la lucha contra el mismo para evitar costes mayores a la larga.

En España contamos con 6.494.700 jóvenes entre 16 y 29 años, de los cuales 3.523.200 están activos y 2.971.500 jóvenes inactivos, éstos últimos son los que pueden beneficiarse del Sistema Nacional de Garantía Juvenil. De esos 2.971.500 jóvenes inactivos en España sólo 616.353 se encuentran inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil y de los inscritos sólo 381.539 jóvenes han sido beneficiarios de estas políticas.

En Castilla-La Mancha, estamos favoreciendo y promoviendo la formación y el empleo juvenil haciendo especial hincapié en los jóvenes mayores de 16 años y menores de 30 años que están fuera de los sistemas de estudios o del mundo laboral . Estamos facilitándoles el acceso a una educación continua, a una buena oferta de empleo, de prácticas o a formarse como aprendices.

En la región tenemos 300.100 jóvenes entre 16 y 29 años. De esos 300.100 jóvenes 167.900 se encuentran activos, 132.200 inactivos y 50.200 jóvenes que no están ocupados, ni reciben educación ni formación por lo que son éstos últimos el objetivo prioritario en estas políticas y susceptibles de los beneficios que ofrecen.

De los 132.200 jóvenes inactivos sólo 58.697 están inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil y desde que comenzamos con la Garantía Juvenil 30.515 han sido beneficiarios de estas ayudas.

Por todo ello, debemos concienciar y hacedles saber a nuestros jóvenes que son el futuro de nuestra región y que esta oportunidad que nos brinda la Unión Europea para crecer, para ampliar metas, objetivos laborales y formativos debemos aprovecharla, porque Castilla-La Mancha no quiere estar a la cola, Castilla-La Mancha debe crecer y para ello, nuestros jóvenes deben formarse, emprender y estar en el mercado laboral.