La “calidad” de la educación de una región ha de ir en consonancia con la “calidad de su profesorado”. De ahí la prioridad que la Consejería de Educación, Cultura y Deporte otorga al fortalecimiento de la profesión docente, a través de la formación permanente, para responder a las exigencias de la sociedad del conocimiento del siglo XXI.


La formación permanente constituye un derecho y una obligación de todo el profesorado. Es responsabilidad de las Administraciones educativas y de los propios centros docentes, factor fundamental para el progreso del sistema educativo y de nuestros ciudadanos.


La Ley 7/2010, de 20 de julio, de Educación de Castilla-La Mancha, en el artículo 4, en el apartado f) expone como principios rectores del sistema educativo la profesionalización docente, el desarrollo personal y profesional del profesorado y la calidad de su formación inicial y permanente, y en su apartado i) la mejora permanente del sistema educativo mediante la formación, la innovación y la evaluación de todos los elementos que lo integran. También en su artículo 20. Apartado 2, sobre el reconocimiento al profesorado; expresa que se potenciará el desarrollo de medidas de profesionalización docente como la formación permanente, la innovación y la investigación educativas dirigidas a la mejora y actualización de la competencia profesional.


Desde el Centro Regional de Formación del Profesorado de Castilla La Mancha impulsamos al centro educativo y al docente como los agentes principales para liderar la propuesta educativa de cambio para una sociedad innovadora, reflexiva y empática.


Nos enfrentamos a nuevos desafíos y necesitamos buenas praxis para que la formación de los profesores asegure las competencias que van a requerir a lo largo de su trayectoria profesional. La sociedad castellano manchega necesita buenos maestros y profesores que impulsen el compromiso de respetar el derecho y la obligación de los alumnos a aprender bajo una responsabilidad colectiva. Es, en la formación de los docentes, donde debemos profesionalizar el cambio social que nos lleve a una sociedad más equitativa, justa y cooperativa.


Formar a nuestros profesores en la capacidad de analizar el cambio social, en las habilidades de desarrollar estrategias y metodologías sobre el proceso de enseñanza, resultan elementos esenciales para esta nueva etapa del Centro Regional de Formación del Profesorado de Castilla La Mancha. Analizando los cambios educativos y adaptándonos a las nuevas exigencias de la educación contemporánea.


La figura del profesorado, en este comienzo del siglo XXI, es insustituible, no solo en el fomento de los aprendizajes, sino también en la construcción de procesos de inclusión y socialización, que respondan a los desafíos de la diversidad y al desarrollo de métodos apropiados de utilización de las nuevas tecnologías.


La apuesta por la investigación docente, así como por la innovación, son estrategias para la eficacia y eficiencia de la educación. Acciones que favorecen el desarrollo intelectual, profesional e integral de nuestros docentes y han de repercutir en el proceso de aprendizaje de todos los alumnos de nuestra comunidad. El docente como investigador de su práctica se convierte en constructor de conocimiento. Desde su reflexión en la práctica pedagógica y de su conocimiento científico, los docentes desarrollan capacidades investigativas, logran competencia y autonomía profesional, generan diálogo, discusión crítica y participativa e intercambian experiencias.


Estos son aspectos que hemos venido comprobando y que las investigaciones nos han mostrado, y que desde el Centro Regional de Formación del Profesorado de Castilla La Mancha vamos a poner en marcha estos próximos años.


Líneas formativas e investigaciónImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contexto