La asignación definitiva del alumnado está supeditada a que el solicitante cumpla con los requisitos académicos establecidos en la normativa reguladora de las enseñanzas correspondientes y en consecuencia, pueda efectuarse la matriculación en dichas enseñanzas.

Teniendo en cuenta lo anterior, el alumnado que haya obtenido puesto para cursar enseñanzas se considerará matriculado sin tener que realizar más trámites para ello, con la excepción de las enseñanzas de bachillerato para personas adultas; en este último caso la matrícula no se realizará de oficio, sino que el alumno, una vez admitido, ha de formalizar la matrícula en el centro correspondiente en los plazos que se establezcan al respecto.