Esta iniciativa, aprobada en el seno de la segunda reunión del Pleno de este órgano consultivo, pretende fijar los ejes y los fines de la convivencia escolar en la región.   Ángel Felpeto ha subrayado que la aprobación de estos indicadores responde a la apuesta firme del Gobierno regional por la convivencia como cimiento de la educación.
Fecha de publicación:27/06/2016

1 El Observatorio de la Convivencia aprueba los Indicadores para la convivencia escolar de Castilla-La ManchaImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl Observatorio de la Convivencia de Castilla-La Mancha ha aprobado, en el seno de la segunda reunión del Pleno celebrado hoy en los servicios centrales de la Consejería, los Indicadores para la convivencia escolar de Castilla-La Mancha, una iniciativa que pretende fijar los ejes y los fines de la convivencia escolar en nuestra región.

Así, la educación inclusiva, la participación de la comunidad educativa, y el apoyo y potenciación de la autonomía de los centros educativos y su apertura al entorno y a la colaboración con otras entidades, serán tres de los ejes básicos sobre los que se asentará esta iniciativa que contemplará, igualmente, el enfoque formativo de la convivencia, la promoción de la convivencia desde la primera infancia, la resolución pacífica de conflictos y la atención y cuidado del uso de las nuevas tecnologías.

Además, la discriminación positiva ante colectivos más vulnerables y la coordinación entre todas las administraciones con competencia en materia de convivencia, serán también ejes vertebrales del proyecto. A ellos, se sumará otro no menos importante, la no discriminación por condiciones de género, raza, procedencia, religión, opinión o tendencia sexual.

Para el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, que ha estado presente en la segunda reunión del Pleno de este órgano consultivo, constituido el pasado mes de enero, la aprobación de estos indicadores responde a la apuesta firme del Gobierno regional por la convivencia como cimiento de la educación.

“No existe educación sin valores, y no es posible un modelo de educación de calidad sin un modelo previo de convivencia”, ha señalado Felpeto, que ha querido recordar que la preconización de los valores y la promoción de la convivencia escolar “son bandera de un proyecto educativo, el de Castilla-La Mancha, que fue referencia a escala nacional por estos factores, que ahora recuperamos y potenciamos”.

En lo que respecta a los fines que perseguir, la convivencia en los centros docentes se orientará, a nivel regional, intentando garantizar un ambiente educativo de respeto mutuo, con una educación basada en el acatamiento de los derechos y las libertades fundamentales, que busca la prevención y el tratamiento de las situaciones de acoso escolar mediante medidas eficaces.

Asimismo, se intentará fomentar la visión positiva para la resolución pacífica de conflictos y se trabajará, en todo momento, para sensibilizar a la comunidad educativa de la importancia y corresponsabilidad de todos los miembros de la misma en el mantenimiento de la convivencia escolar.