''Castilla-La Mancha no puede ser ajena al enorme arraigo popular que tiene la Fiesta en nuestra región; de hecho, el 89 por ciento de los castellano manchegos está de acuerdo con el carácter cultural de la misma, y también el 48 por ciento se ha declarado aficionado, datos que superan de largo la media nacional''.

Marcial Marín, ha firmado la resolución para comenzar esta declaración.

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha iniciado esta misma mañana el procedimiento a partir del cual pretende declarar la Fiesta de los Toros como Bien de Interés Cultural.


Este paso, según Marcial Marín, consejero de Educación, Cultura y Deportes, supone proteger a la Fiesta de forma cautelar y, a partir de la firma de esta resolución, hay veinte días desde su publicación para que puedan presentarse alegaciones; así como en este momento, la Junta solicitará informes a instituciones, asociaciones, a colegios profesionales veterinarios, en definitiva a todo el mundo asociativo relacionado con el mundo del toro para que apoye esta declaración y, finalmente, pasados tres meses, y estudiados todos esos informes, el Consejo de Gobierno procederá a la declaración final como Bien de Interés Cultural la Fiesta de los Toros en Castilla-La Mancha, algo que ya anunció la presidenta de la Junta, María Dolores Cospedal, en su discurso de investidura.


El consejero de Educación, Cultura y Deporte ha señalado que Castilla-La Mancha no puede ser ajena al enorme arraigo popular que tiene la Fiesta en nuestra región; de hecho, el 89 por ciento de los castellano manchegos está de acuerdo con el carácter cultural de la misma, y también el 48 por ciento se ha declarado aficionado, datos que superan de largo la media nacional.


Además, según ha concretado, tiene un componente muy importante en términos económicos, ya que se ha calculado que el mundo de los toros genera de 250 a 300 millones de euros al año en Castilla-La Mancha.


Además, Marín ha justificado históricamente esta decisión: ''todos conocen que tenemos las plazas de toros más antiguas de toda España, especialmente la de Santa Cruz de Mudela, que es cuadrada y es la más antigua de toda España; y otras como la de Almadén, hexagonal, o la de Madridejos que fue declarada Bien de Interés Cultural en 2002, que es ovalada; son plazas de toros emblemáticas. Hay también importantes plazas de toros, concretamente 183 en Castilla-La Mancha: 36 en Albacete, 33 en Ciudad Real, 54 en Cuenca, 38 en Guadalajara y 22 en Toledo. Y además, tenemos 121 ganaderías en Castilla-La Mancha. Esto es muy importante para la defensa ecológica de las dehesas, que existan 121 ganaderías mantiene nuestro entorno medioambiental y especialmente la belleza de las dehesas, su mantenimiento, gracias a la existencia de estas 121 ganaderías, especialmente en entorno rural'', ha señalado.


Asimismo, Marín ha indicado que nuestros pueblos cuentan con ganaderías como la de los toros jirones, que es de las más antiguas de toda España. Por otra parte, se ha referido también a la heráldica, con escudos taurinos, como el de Talavera de la Reina, plaza en la que murió Joselito, así como en Manzanares falleció el diestro Ignacio Sánchez Mejías.


Además, Marcial Marín se ha referido a los encierros de Brihuega (Guadalajara) o Almodóvar del Campo (Ciudad Real), a referencias literarias en El Quijote, o pictóricas, como las de Benjamín Palencia. En definitiva, según el consejero, ''la Fiesta de los Toros es de gran arraigo en Castilla-La Mancha y es una parte fundamental de los valores culturales que tenemos en la región y así lo manifiestan casi nueve de cada diez castellano manchegos, que se sienten muy de acuerdo con esta declaración'', ha afirmado.