El “Aula del Futuro” (en adelante AdF)  tiene su origen en el proyecto Future Classroom Lab, iniciado en 2012 por el consorcio de Ministerios de Educación europeos, European Schoolnet (EUN). Posteriormente, en 2015, es desarrollado por el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF) en colaboración con las comunidades autónomas, con la creación de un espacio AdF para la formación del profesorado.


El proyecto “Aula del Futuro” pretende explotar las posibilidades pedagógicas de flexibilizar los espacios de aprendizaje en combinación con las tecnologías, para mejorar los procesos de enseñanza y aprendizaje a través de las metodologías activas.