Consiste en crear un hermanamiento escolar entre dos o más centros educativos de países distintos pertenecientes a la UE a través de Internet, de manera que aprendan uno del otro, compartan puntos de vista y creen lazos de amistad.
 

Así se obtienen beneficios pedagógicos, sociales y culturales a la vez que se promueve la conciencia del modelo europeo de sociedad multilingüe y multicultural.


Los hermanamientos escolares, cada vez más frecuentes en Europa, motivan a los jóvenes de países distintos para que trabajen en colaboración. Aprenden de otras culturas escolares y familiares a la vez que practican destrezas relacionadas con las nuevas tecnologías.