Para materializar el primero de los objetivos de la reducción de la brecha digital, vamos a repartir, a lo largo de los próximos tres años, más de 15.600 dispositivos informáticos, que sumados a los entregados hará que el alumnado de Castilla-La Mancha disponga de más de 100.000 tabletas y ordenadores en el año 2023.  


Como ya anunció el presidente Emiliano García-Page, para transformar las aulas convencionales en aulas digitales interactivas, vamos a dotar a los colegios e institutos con más de 16.500 paneles digitales interactivos y otros tantos ordenadores portátiles.


Esto nos va a permitir que todas y cada una de las aulas de Castilla-La Mancha cuenten con esta tecnología.


Tanto la instalación de las aulas digitales interactivas como la adquisición de dispositivos para cubrir la brecha digital estará lista para mediados de 2023 y tendrá un coste en su conjunto superior a los 55,8 millones de euros.


Además, se destinarán unos 100.000 euros para aprovisionamiento de pequeño material (pendrives, cables…) y se comprarán hasta 1.500 equipos informáticos de reposición.