La Consejería de Educación, Cultura y Depotes considera la formación permanente del profesorado un elemento básico para el incremento de la calidad de la enseñanza. Por ello, entre otras actuaciones, los planes regionales de formación  garantizan una oferta diversificada de actividades de actualización científica, didáctica y profesional.