Orden de la Consejería de Educación y Cultura de Castilla-La Mancha por la que se regula la evaluación del alumnado en la Educación Infantil

La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo, y de la Ley Orgánica 9/1995, de 20 de noviembre, de la Participación, la Evaluación y el Gobierno de los Centros docentes consideran la evaluación como uno de los factores fundamentales de la calidad educativa.

El artículo 4 de la Ley de Ordenación General del Sistema Educativo define el currículo como el conjunto de objetivos, contenidos, métodos pedagógicos y de evaluación que han de regular la práctica educativa en dicha etapa

La contribución de esta etapa al desarrollo físico, intelectual, afectivo, social y moral de los niños debe reflejarse en una evaluación en la que se señale el grado en que se van desarrollando las diferentes capacidades, y se acuerden las medidas de refuerzo o adaptaciones curriculares necesarias.

Esta evaluación debe ser global y criterial para que permita conocer el nivel de desarrollo alcanzado en todas las capacidades; ha de ser formativa para permitir la revisión de los procesos de enseñanza y aprendizaje y para ajustar la programación a las necesidades del alumnado; y ha de ser continua para conocer la situación inicial, el proceso y la situación final.

Asimismo es necesario que el profesorado, como en el resto de las Etapas, organice la evaluación de forma sistemática, la aborde como tarea de equipo e incorpore la evaluación del proceso de enseñanza y aprendizaje y de la propia práctica docente.

El Decreto ____por el que se establece el currículo fija en su artículo 12 que la evaluación en la educación infantil de la práctica educativa y del alumnado será global, continua y formativa, para permitir revisar y replantear las actitudes, las formas de enseñar, las programaciones y adaptar la ayuda o ajuste pedagógico a las características individuales del alumnado, y que debe ser criterial y se realizará en función de los objetivos y contenidos programados para cada uno de los cursos del ciclo.

La Orden del Ministerio de Educación y Ciencia de 30 de octubre de 1992 ( BOE de 11 de noviembre) por la que se establecen los elementos básicos de los informes de evaluación de las enseñanzas del Régimen General reguladas por la Ley Orgánica de 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo, en su Disposición Final Segunda determina que el Ministerio de Educación y Cultura y los organismos competentes de las Comunidades Autónomas establecerán los documentos pertinentes para la evaluación, registro de las observaciones e información a familias en la educación infantil.

La citada Orden en su artículo séptimo, igualmente establece que la custodia y archivo de los expedientes corresponde a los centros escolares y se realizará en la forma que los organismos competentes de las diferentes Administraciones determinen.

Por todo ello, oído el Consejo Escolar de Castilla-La Mancha, la Consejería de Educación y Cultura, en virtud de lo establecido en la Disposición Final Primera del Decreto________ de______de ________por la que se le autoriza a dictar las disposiciones que sean precisas para la aplicación de lo dispuesto en el mismo. dispone

I. Ámbito de aplicación

Artículo 1º

La presente Orden será de aplicación en los centros educativos de la Comunidad de Castilla-La Mancha que imparten la educación infantil en cualquiera de sus ciclos.

II. Finalidad y carácter de la evaluación

Artículo 2º

La evaluación tiene como finalidad, conocer y describir el grado de desarrollo de las capacidades y analizar la incidencia de las distintas variables en el proceso de enseñanza y aprendizaje, para adoptar las medidas de ayuda y adaptación necesarias a las características individuales del alumnado.

De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 12 del Decreto___ por el que se establece el currículo de la educación infantil en Castilla-La Mancha, la evaluación del alumnado tendrá un carácter global, criterial, continuo y formativo.

Artículo 3

La evaluación tiene un carácter global y está referida al desarrollo de los diferentes tipos de capacidades asociadas al conocimiento, la experiencia, la expresión y la representación que vienen recogidas en los objetivos generales de la etapa y de cada una de las áreas. Igualmente debe incluir la valoración del contexto ambiental y escolar en donde se desarrollan los aprendizajes.

Los procedimientos de evaluación serán diversos para permitir la recogida de la información sobre toda la realidad. Las entrevistas con las familias, la observación directa y sistemática, y el análisis de sus producciones constituirán las principales técnicas de uso por el profesorado. Las decisiones relativas a los instrumentos a utilizar (modelos de entrevista, de observación, cuestionarios o los registros) deberán tomarse por el equipo de educación infantil y quedar reflejado en el Proyecto Curricular

Artículo 4º

El carácter criterial de la evaluación permite conocer el grado de desarrollo o de realización alcanzado por el alumnado en las capacidades asociadas al conocimiento, la experiencia, la expresión y la representación recogidas en los objetivos.
La evaluación referida a criterio conlleva la identificación y selección de unos indicadores representativos que permitan el conocer el nivel de competencia alcanzado en el uso autónomo de hábitos y procedimientos, en el dominio de hechos o datos y conceptos que se consideren básicos, en el desarrollo de actitudes, en el cumplimiento de las normas y la práctica de los valores, en los niveles de socialización, expresión, representación y en el proceso de "descentración".

A la hora de la selección de indicadores para la evaluación del alumnado se tendrá en cuenta el contexto escolar y familiar (la situación socioeconómica y afectiva, las pautas educativas y los valores, las expectativas sobre su competencia, la escolarización previa y sus resultados, y la situación actual de enseñanza y aprendizaje) y los diferentes tipos de contenidos (conceptos, procedimientos y actitudes).

A propuesta del equipo de educación infantil, y en el marco del Proyecto Curricular, la comisión de coordinación pedagógica, establecerá aquellas competencias que se consideran básicas para su desarrollo en este etapa.


Artículo 5º

La evaluación será formativa y orientadora y proporcionará una información relevante sobre los aspectos positivos y mejorables del proceso de aprendizaje del alumnado, permitiendo establecer medidas de refuerzo y de enriquecimiento. La evaluación, en función de los indicadores establecidos, se expresará en términos cualitativos (con autonomía, con ayuda o por iniciar) recogiéndose de forma descriptiva todas aquellas observaciones relevantes y, en su caso, las medidas de refuerzo y adaptación llevadas a cabo.

El profesorado adoptará las medidas metodológicas necesarias, para garantizar la participación del alumnado en el proceso de evaluación, como medio para que sea capaz de regular su propio proceso.
De acuerdo con este carácter formativo, y con lo establecido en el artículo 12. 5 del Decreto¿. la permanencia de un año más en educación infantil podrá tomarse con carácter excepcional en el marco de un dictamen de escolarización y previa autorización expresa de la Dirección General de Coordinación y Política Educativa.

La dirección del centro, a propuesta del tutor, con la conformidad escrita de la familia, incorporando el dictamen de escolarización en el que se justifique de manera explícita su conveniencia para la consecución de los objetivos o el beneficio para su socialización, presentará la solicitud antes del 31 de mayo de cada curso escolar en la Delegación Provincial.
El Delegado Provincial solicitará un informe de valoración de la Inspección y remitirá la citada solicitud junto a la documentación a la Dirección General de Coordinación y Política Educativa antes del 15 de junio, que tomará una decisión antes del 1 de septiembre.

Artículo 6º

El carácter continuo de la evaluación permitirá al profesorado recoger información sobre la situación de partida, el desarrollo del proceso y los resultados obtenidos, identificando las dificultades en el aprendizaje en el momento que se producen. La evaluación se concreta en tres momentos básicos: el inicial, a lo largo del proceso y al final.


1. La evaluación inicial
El momento inicial tiene un carácter diagnóstico, preventivo y compensador sobre el desarrollo personal, el contexto familiar, la historia de aprendizaje y en su caso, la competencia curricular alcanzada, para conocer los aspectos positivos y las necesidades antes de iniciarse el aprendizaje y adaptar éste a las mismas.
Al incorporarse por primera vez el niño a la educación infantil se recogerá de la familia toda la información relevante relacionada con el contexto educativo familiar y el desarrollo personal (los informes médicos, psicológicos, pedagógicos y sociales que revistan interés para la vida escolar). Igualmente, y cuando se incorpore de una Escuela Infantil o de otro centro, se recogerá la información y la documentación existente.
La evaluación inicial se completará con la observación sistemática por parte del maestro del grado de desarrollo de las capacidades básicas, durante el primer período de adaptación y acogida a la vida escolar.


2. La evaluación del proceso
La evaluación a lo largo del proceso tiene carácter orientador y corrector permitiendo introducir las modificaciones necesarias para enriquecer o compensar.
La evaluación del proceso se concreta en torno a cada una de las uidades de programación en cada uno de los ciclos. Para cada una de las unidades se concretan los objetivos didácticos que fijan las capacidades a desarrollar por el alumnado, guiando el proceso de enseñanza y sirviendo de referentes a la evaluación.
En cada unidad existe un momento inicial que permite conocer el punto de partida en el nivel de capacidades y de ideas previas. Este momento forma una secuencia de desarrollo continuo con la unidad anterior, y permite adaptar a la realidad del grupo de alumnos y de cada alumno en concreto, los objetivos didácticos. A lo largo del proceso el profesorado recogerá información relevante sobre el desarrollo de las capacidades recogidas en los objetivos didácticos.


3. La evaluación final
La evaluación final tiene el carácter de síntesis valorativa y sumativa de las evaluaciones anteriores y se concreta a lo largo del proceso en diferentes momentos asociados a los registros trimestrales, a la elaboración de los informes periódicos a las familias y a la elaboración de los informes pedagógicos individualizados.

Artículo 7

La evaluación de los alumnos con necesidades educativas asociadas a discapacidad, sobredotación y desventaja social responde a las mismas características que la del resto del alumnado.
Los referentes a la hora de su evaluación serán los objetivos y criterios de evaluación establecidos en su adaptación curricular individual.
El alumnado de población itinerante tendrá un documento para facilitar su seguimiento en los diferentes centros en los que se escolariza a lo largo del curso.

Artículo 8

El profesorado planificará el proceso de evaluación de forma sistemática para garantizar su desarrollo coherente con las diferentes características.
Los equipos de educación infantil en el marco de los acuerdos establecidos en la comisión de coordinación pedagógica, elaborará unos registros individuales dinámicos en los que incluirán los indicadores que hacen referencia a las competencias básicas seleccionadas para cada uno de los cursos del ciclo, para su valoración (de forma autónoma, con ayuda, por iniciar).
Estos registros servirán de base para la elaboración de los informes trimestrales a las familias y de los informes individualizados de curso y etapa.
El equipo de educación infantil, en el marco de la evaluación del centro, valorará el nivel de competencia alcanzado por el alumnado en las capacidades recogidas como básicas. Esta evaluación tendrá una incidencia directa en la programación y desarrollo de los procesos de enseñanza y aprendizaje en los sucesivos cursos escolares.

Artículo 9.

El proceso de evaluación lo coordina el tutor y en él participa tanto el equipo docente, como el profesorado de apoyo y los equipos de orientación educativa y psicopedagógica, especialmente cuando se trata de tomar decisiones de refuerzo o de adaptación curricular.
Las sesiones tendrán como mínimo un carácter trimestral. En ellas se procederá a intercambiar la información sobre el alumnado y a elaborar los informes a las familias. En la última sesión de evaluación, al término del ciclo, el curso, o la etapa se elaborarán los informes individualizados que se definen en el apartado siguiente.


III. Documentos de evaluación

Artículo 10

Los documentos acreditativos del proceso de evaluación en la etapa de educación infantil son: el expediente personal, la ficha individual, los resúmenes de la escolaridad, los registros y los informes de evaluación individualizados.


1. El expediente personal
Al inicio de la escolarización en la etapa de educación infantil, el centro abrirá un expediente personal de cada alumno.
· Dicho expediente tendrá un formato de carpeta-dossier, en cuya carátula se inscribirán la expresión "Expediente Personal" y el nombre del alumno, además del relativo al centro.
· En el expediente personal se irán integrando los distintos documentos personales de cada alumno, el documento de seguimiento del alumnado itinerante y todos aquellos documentos que contribuyan a facilitar un mejor conocimiento del alumnado.
· En el caso del alumnado con necesidades educativas especiales se incluirá una copia del Informe de evaluación psicopedagógica, el dictamen de escolarización, el documento individual de adaptaciones curriculares, y el expediente de aprobación de modificaciones de la escolarización en el caso de sobredotación.


2. La ficha personal
En la ficha personal del alumnado se incluirán los datos de identificación personal y familiar, la información más relevante de la evaluación inicial de acuerdo con lo recogido en el artículo 6.1. Igualmente se hará referencia a otros documentos de interés recogidos (informes médicos, clínicos, etc.) y a la existencia de medidas educativas de carácter extraordinario. El modelo será elaborado en la comisión de coordinación pedagógica a propuesta del profesorado de la etapa y aprobado por claustro de profesores.


3. Los resúmenes de la escolaridad.
A lo largo de la etapa, el tutor certificará mediante su firma con el visto bueno de la dirección y el sello del centro, la escolarización del alumno durante el curso escolar y al final del ciclo. Este documento sustituye funcionalmente en esta etapa al Libro de Escolaridad, y se ajusta en su contenido al modelo del Anexo I.


4. Los registros
Los registros definidos en el artículo 8 son documentos dinámicos que permiten un análisis más detallado de la evolución del proceso educativo y dan una información complementaria a los Informes de evaluación.


5. Los informes individualizados de evaluación.
Anualmente el tutor, a partir de los registros y una vez mantenida la sesión de evaluación, elaborará un informe de cada alumno que se adjuntará al expediente.
El Informe final incluirá los siguientes contenidos:

  • Datos identificación del alumno: nombre y apellidos y fecha de nacimiento.

  • Valoración del nivel de realización alcanzado de acuerdo con lo establecido en el artículo 4.

  • Observaciones sobre el resto de indicadores de la evaluación: autoconcepto, estilo de relación, motivaciones, estilo de aprendizaje.

  • Medidas de refuerzo y ampliación que han sido adoptadas a lo largo de la etapa.

  • Orientaciones de cara a su proceso de escolarización posterior.

El formato será elaborado por el equipo de educación infantil y aprobado en la comisión de coordinación pedagógica.
Cuando el alumno permanezca en el mismo centro, el informe final de evaluación se trasladará al tutor de primer ciclo de educación primaria para facilitar la continuidad del proceso de aprendizaje. Dicho informe servirá de información y de contraste para la evaluación inicial al comienzo de la educación primaria.


6. La custodia y el traslado de los expedientes.
La custodia y archivo del Expediente Personal y sus documentos corresponde al secretario del centro. El tutor tendrá acceso a los mismos para su consulta y para incorporar información. El secretario facilitará al equipo de orientación educativa y psicopedagógica la documentación que solicite para el desarrollo de la evaluación psicopedagógica y del dictamen de escolarización
Cuando un alumno se traslade a otro centro, el secretario del nuevo centro solicitará al de origen el expediente personal. En el centro de origen se conservará copia de los documentos durante tres años.
Los centros educativos establecerán un sistema de archivo permanente de todos los expedientes personales que permita un acceso fácil a los documentos para su consulta.


IV. Información a las familias.

Artículo 11º

De acuerdo con el artículo 12.4 del Decreto el intercambio de la información con las familias es imprescindible para garantizar la coherencia en el proceso educativo. La coordinación de este proceso corresponde a los tutores, y se concreta trimestralmente mediante el informe de evaluación a las familias. La información debe cumplir los siguientes requisitos:

Dar una información complementaria o de contraste con la ofrecida en otras sesiones iniciales generales o particulares sobre los objetivos, contenidos y criterios de evaluación que se ha desarrollado a lo largo del trimestre

Estar referida al nivel de competencia alcanzado por su hijo en relación con los objetivos trabajados.

Orientar sobre las medidas de colaboración y de refuerzo necesarias para mejorar la respuesta.

El equipo de infantil definirá su contenido y su formato, teniendo en cuenta que debe ser breve pero coherente con los indicadores de la evaluación, claro y fácil de entender por las personas a las que va dirigido, debe ofrecer la información de una manera relevante para la persona a quien va dirigida. En cualquier caso se hará un especial hincapié en evitar que sea entendido por las familias y por el propio profesorado como un boletín de notas

El informe deber ser explicado y transmitido de manera individual, preferentemente mediante entrevista. En aquellos casos en los que exista la separación de ambos cónyuges la información se transmitirá a ambos.

V. Asesoramiento

Artículo 12º

Los asesores de los centros de profesores y recursos y los componentes de los equipos de orientación educativa y psicopedagógica asesorarán y orientarán a los centros en el desarrollo del proceso de evaluación, en el ámbito de sus competencias.

La inspección educativa asesorará y supervisará el desarrollo del proceso de evaluación del aprendizaje de los alumnos y la cumplimentación de la documentación académica. En este sentido los inspectores de educación en las visitas a los centros se reunirán con el equipo directivo, con la comisión de coordinación pedagógica, con el profesorado, dedicando especial atención a la valoración y análisis del proceso de evaluación de los alumnos y al cumplimiento de lo dispuesto en la presente Orden.

VI. DISPOSICIONES FINALES.

Primera.

Se autoriza a la Dirección de Coordinación y Política Educativa a desarrollar e interpretar el contenido de la presente Orden, en el ámbito de sus respectivas competencias.

Segunda.
La presente Orden entrará en vigor al día siguiente al de la publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha.

Toledo. ... de ... de .....
El Consejero de Educación y Cultura

ANEXO I: Resumen de Escolarización

Alumno/ a:
Apellidos
Nombre
Ciclo

Curso escolar Edad Centro Firma y sello


Observaciones sobre la regularidad y normalidad de la escolarización

Fecha de la finalización

El Tutor El Director