Los contenidos de las distintas pruebas tienen como referente los aspectos básicos del Decreto 85/2008, de 17 de junio, donde se establece y ordena el currículo del bachillerato en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha.

Las pruebas se organizan en dos ejercicios, cada uno de ellos tiene una duración de cuatro horas, y son realizados de forma no consecutiva con un mínimo de dos horas de descanso entre ejercicio y ejercicio.