En la entrega de diplomas a los 16 alumnos de un taller de empleo sobre restauración de patrimonio. Agradece a los participantes su "contribución a ensalzar el patrimonio de todos los castellano-manchegos".

Fecha de publicación:31/10/2014

imagen_flashEl director general de Cultura del Gobierno de Castilla-La Mancha, Javier Morales, ha entregado los diplomas a los 16 alumnos que han participado en el taller de empleo “Restauración de Patrimonio, conservación de bienes culturales”, en el que durante seis meses los alumnos se han especializado en tareas de conservación y limpieza de bienes culturales de naturaleza arqueológica.
 
Este taller de empleo ha sido posible gracias a la financiación por el Gobierno de Castilla-La Mancha y el Fondo Social Europeo, con un importe cercano a los 140.000 euros, así como la colaboración del Ministerio de Trabajo e Inmigración en su organización.
 
Conservación, restauración y promoción del patrimonio histórico de Castilla-La Mancha
Durante su intervención, el director general ha felicitado a los 16 alumnos que han recibido formación especializada en conservación y recuperación del Patrimonio Mueble, y les ha agradecido “su contribución a la conservación, restauración y promoción del patrimonio histórico de nuestra comunidad autónoma”.
 
Sobre este punto, ha incidido en  el inmenso y rico patrimonio histórico que atesoran las manifestaciones culturales que sucesivas generaciones nos han legado, como testimonio de sus inquietudes en nuestra tierra. Por ello, ha incidido en la voluntad del Gobierno seguir gestionando “con eficacia su protección, conservación y enriquecimiento”.
 
Con ese objetivo, los alumnos han podido trabajar in situ en la remodelación museográfica del Museo de los Concilios y la Cultura Visigoda de Toledo, poniendo en práctica las habilidades adquiridas previamente en las obras expositivas, procedentes de los fondos del Museo de Santa Cruz, de excavaciones recientes del yacimiento arqueológico de Vega Baja, así como de depósitos procedentes de la Iglesia.
 
Los talleres de empleo tienen por objeto mejorar la empleabilidad de las personas desempleadas mayores de 25 años, facilitando su posterior integración en el mercado de trabajo. En este sentido, Morales ha elogiado este tipo de iniciativas, cuya vocación es “reactivar la inserción laboral de estos jóvenes, que adquieren durante seis meses la formación profesional y práctica necesaria, realizando obras y servicios de utilidad pública o de interés social que posibiliten su posterior inserción laboral”.