Gracias a una aportación económica del Gobierno regional. "Queremos compartir con todo el mundo los escenarios en los que las aventuras del singular caballero tuvieron lugar"

Fecha de publicación:21/03/2015

imagen_flashEl director general de Cultura del Gobierno de Castilla-La Mancha, Javier Morales, ha participado esta mañana en la inauguración del Centro de Interpretación de “Las Bodas de Camacho” en la localidad albaceteña de Munera.
 
Junto al alcalde de la localidad, Pedro Pablo Sánchez, Morales ha manifestado su satisfacción por “presenciar un día histórico para todos los amantes de la cultura y de las andanzas del Quijote, porque hoy ve la luz un nuevo escenario que sirvió de inspiración a Miguel de Cervantes Saavedra”.
 
Así, la famosa escena de  “Las Bodas de Camacho” narrada en los capítulos XIX, XX y XXI de la Segunda Parte del ingenioso Caballero Don Quijote de La Mancha, cuenta desde hoy con un Centro de Interpretación en la localidad albaceteña de Munera, gracias a la aportación de 6.000 euros que el Gobierno de María Dolores Cospedal ha destinado a ello.  
 
A este respecto, ha subrayado que en el año en el que conmemoramos los cuatro siglos de vida de la 2ª Parte de El Quijote, “queremos invitar a compartir con todo el mundo los escenarios en los que las aventuras del singular caballero tuvieron lugar”.
 
El Centro de Interpretación, ubicado en un paraje natural de “Los Casares”, muy cercano a la N- 430, cuenta con mobiliario urbano  y con tres paneles informativos donde se narran las Bodas de Camacho, se aportan evidencias sobre su origen en esta localidad manchega y se analizan dichos capítulos desde el punto de vista histórico, artístico, gastronómico y cultural.
 
Satisfacción de los vecinos de Munera
Por su parte, Pedro Pablo Sánchez ha destacado la importancia que tiene para todos los munereños que su municipio haya sido incluido en los actos conmemorativos del IV Centenario de la publicación de la Segunda Parte de Don Quijote. “Con este centro se viene a afianzar lo que generación a generación se ha ido transmitiendo en Munera: que las Bodas de Camacho se celebraron en Los Casares”, ha constatado.  
 
Para ilustrar mejor en qué consiste el pasaje de las “Bodas de Camacho”, se ha llevado a cabo una dinámica teatral en la que varios munereños han dado vida  a cada uno de los personajes de la historia. Así, la aventura comienza cuando Quijote y Sancho descubren los preparativos de una gran boda: la de Quiteria la Bella y Camacho el Rico.
 
En mitad de la ceremonia irrumpe Basilio el Pobre, enamorado desde siempre de Quiteria, y decide quitarse la vida allí mismo. Moribundo solicita que, para confesar, Quiteria le dé su mano de esposa. Finalmente ésta accede y el cura los casa “in articulo mortis”. En cuanto ambos han sido bendecidos, Basilio se recupera milagrosamente, pues todo había sido un ardid para conseguir casarse con ella. Tras la intervención de Quijote para apaciguar los ánimos, la fiesta continúa y Quijote y Sancho se marchan hacía su siguiente aventura: la de la Cueva de Montesinos en Ossa de Montiel.
 
A la actuación teatral se ha sumado una representación de cómo Miguel de Cervantes pudo conocer estos hechos gracias a compartir cautiverio en Argel con un munereño: Fray Antonio de Munera y Cabrera, un fraile trinitario que fue rescatado en la misma expedición que el Príncipe de los Ingenios.
 
La importancia de la apertura de este Centro de Interpretación se ha plasmado, según ha destacado Javier Morales, en la “activa  y entusiasta participación de diversos colectivos de la localidad”,  que han tomado parte en la  fase de investigación, el diseño de los paneles - ilustrados por el artista local Antonio Ruiz- y en la grabación de las audioguías, a las que se puede acceder a través de un código QR.