Coincidiendo con el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, pone como "ejemplo de tolerancia" a Toledo, la "ciudad de las tres culturas". Valora la decisión del Gobierno central de rebajar el IVA de las transacciones de objetos de arte del 21 al 10 por ciento.

Fecha de publicación:27/01/2014

1 Marín asiste a la inauguración de la exposición ShoahImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl consejero de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Castilla-La Mancha, Marcial Marín, ha asegurado que el “Patrimonio Cultural hay que promocionarlo y protegerlo como fuente de atracción turística y generadora de empleo”, en alusión a la recientemente aprobada Ley de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, que ha calificado como “más protectora, ambiciosa y que nos va a permitir conservar y promocionar -todavía más- el rico y amplio patrimonio” de la región.

Así lo ha puesto de manifiesto Marín durante su intervención en la inauguración de la exposición ‘Shoah (1492-1945. Encuentro entre Vostell y El Greco’) que se expondrá a partir de hoy en la gran Sala de Oración de la Sinagoga del Tránsito, situada en el Museo Sefardí de Toledo.

Se trata de un evento enmarcado dentro de los actos conmemorativos del IV Centenario del Fallecimiento del Greco. Según ha explicado Marín, “ambos fueron forasteros en las Españas: uno fue el griego de Toledo y el otro el alemán extremeño, tierras de acogida de grandes artistas que nos dejaron el mejor legado”.

Marcial Marín ha puesto en valor la colaboración de las administraciones que han contribuido a que “esta magnífica exposición sea hoy una realidad”, y ha agradecido al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, a la Delegación del Gobierno de España y a la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de Extremadura “el trabajo conjunto de todos, que nos permite sacar adelante este proyecto, conservar nuestro patrimonio cultural, estar orgullosos de él y poner las bases para un mejor futuro”.

La inauguración de la exposición ha coincidido con la conmemoración del Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, circunstancia que ha aprovechado el consejero para poner como “ejemplo de tolerancia” a Toledo, “la ciudad de las tres culturas”. La obra pictórica es un inmenso tríptico que realizó el artista Wolf Vostell en 1997 en memoria de la expulsión de los judíos españoles y de las víctimas del Holocausto, y se expondrá en un escenario incomparable: la Sinagoga del Tránsito en Toledo, la muestra más destacable del pasado hispano-judío en España.

Por último, el consejero de Educación y Cultura del Ejecutivo castellano-manchego ha valorado la decisión del Gobierno central de rebajar el IVA de las transacciones de objetos de arte del 21 al 10 por ciento.