Denuncia que "con el PSOE se estimaban unos ingresos muy superiores a los que realmente se producían, lo que produjo desviaciones contables alarmantes". "Con estas prácticas contables, se ha hipotecado a dos generaciones enteras de castellano-manchegos con algunas actuaciones previstas".

Fecha de publicación:19/06/2012

El consejero de Educación, Cultura y Deportes de Castilla-La Mancha, Marcial Marín, ha asegurado hoy que "a las puertas de las elecciones, se aumentó en un 287 por ciento los gastos en publicidad y propaganda en educación, mientras se paralizaban las obras de decenas de colegios". En concreto, Marín ha detallado que en el capítulo 1 de los presupuestos de 2011 "había una diferencia entre los créditos iniciales y los definitivos de alrededor de 50 millones, una diferencia sustancial que vino motivada por los gastos de publicidad", ha señalado Marín.


"Si bien se presupuestaron en esta partida 2.181.600 euros, antes de la toma de posesión del Gobierno actual esta cantidad fue incrementada hasta los 9.407.000 euros, reconociéndose obligaciones por importe de 8.439.216 euros, el 89,7 por ciento", ha explicado el consejero.


Marín ha hecho estas manifestaciones durante la comparecencia que ha protagonizado hoy en comisión de Economía y Presupuestos, donde ha explicado la ejecución presupuestaria del ejercicio de 2011 y los presupuestos de 2012 para su Consejería.


Según Marcial Marín, "estos engaños no fueron los únicos", sino que también los hubo en lo referente a la Universidad. "Una práctica irregular de gestión en los presupuestos fue el capítulo de la Universidad de Alcalá, que consistió en rebajar, año tras año, la trasferencia nominativa a esta Universidad, como consecuencia de la falta de reconocimiento de obligaciones de años anteriores, pero sin comunicárselo a la propia Universidad".


A su juicio, esta forma de utilizar el presupuesto, sin rigor ni credibilidad, ha motivado que dicha Universidad reclame ahora una deuda de cuatro millones de euros de la que no tenía conocimiento.


"La tónica general de los presupuestos del anterior Gobierno socialista fue la de hacer una estimación de ingresos muy superiores a los que realmente luego se producían. Estas prácticas hicieron que se institucionalizase un escandaloso desbarajuste entre los créditos iniciales y los definitivos, con unas desviaciones alarmantes", ha añadido.


El titular de Educación ha denunciado que el anterior Gobierno inflaba unos ingresos que luego no eran los reales, de modo que, por ejemplo, "en transferencias de capital, el crédito real superó en más del doble al previsto inicialmente" o, al contrario, infradotaba presupuestariamente otros capítulos "para esconder gastos de difícil justificación".


Con estas prácticas, ha subrayado Marín, "en lo que se refiere a infraestructuras educativas, se ha hipotecado a dos generaciones enteras de castellano-manchegos, que tardarán años en pagar actuaciones imposibles".


"Esto es lo que nos han dejado, esto es lo que nos hemos encontrado y esto es lo que tenemos que gestionar de la mejor manera posible", ha concluido el responsable de Educación del Gobierno regional.