Destaca que esta normativa garantiza la conservación y el enriquecimiento del patrimonio cultural en nuestra región para su difusión y transmisión a generaciones venideras. Esta ley actualiza una normativa que llevaba obsoleta más de dos décadas y propone la creación de dos nuevas clases de bienes con declaración de protección expresa.

Fecha de publicación:4/04/2013

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado hoy en Consejo de Gobierno el proyecto de ley de Patrimonio Cultural que, según el consejero de Educación, Cultura y Deportes "garantiza la conservación, protección y enriquecimiento del rico patrimonio cultural e histórico de nuestra región".

"El Gobierno de la presidenta Cospedal ha puesto en valor seguro un patrimonio vulnerable" ha afirmado Marcial Marín en la rueda posterior al Consejo de Gobierno. Según ha explicado, "la nueva ley actualiza una norma cuya vigencia durante más de 20 años hacía necesario renovar para adaptarse a nuevos planteamientos".

La Ley de Patrimonio Cultural, que ahora será remitida a las Cortes para su tramitación parlamentaria, es "moderna, eficaz, operativa, segura y protectora", en opinión del titular de Educación, Cultura y Deportes. En este punto, Marín ha puesto como ejemplo que la nueva normativa actualiza y renueva el concepto de patrimonio cultural, ampliando así el sentido del término, incluyendo el denominado "patrimonio inmaterial" en el sentido marcado por la UNESCO.

"Por primera vez en nuestra región -ha enfatizado el consejero autonómico- se regularán las expresiones orales y también, con carácter excepcional, las obras de autores vivos". También como novedad la nueva ley propone la creación de dos nuevas clases de bienes con declaración de protección expresa. A la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) se suman la Declaración de Bien de Interés Patrimonial y la Declaración de Elemento de Interés Patrimonial.

Marín ha destacado también la "agilidad burocrática en la tramitación de estas declaraciones". Así, se gradúa la protección jurídica de los bienes y la declaración será más rápida y requerirá menos trámites cuanto menor sea la protección propuesta. Por tanto, el tiempo de procedimiento para la declaración de un Bien de Interés Cultural será de doce meses, para Bien de Interés Patrimonial nueve y para Elemento de Interés Patrimonial seis meses.

Con el objetivo de garantizar la máxima protección en la conservación y divulgación del patrimonio cultural de Castilla-La Mancha, prevé la creación de nuevos órganos, como el Consejo Regional, que actuará como órgano consultivo, la Junta de Valoración como órgano asesor para valorar las figuras de protección que la Administración regional se proponga adquirir. También se incorpora un Inventario del Patrimonio Cultural, que va a garantizar "la imprescindible labor de incrementar el conocimiento relativo al patrimonio cultural de la región", ha indicado el consejero.

La normativa incluye un régimen sancionador para "tratar de evitar o disuadir de aquellas acciones u omisiones que supongan incumplimiento de la ley o impliquen algún daño o perjuicio sobre bienes del patrimonio cultural", ha explicado Marín. Asimismo, según ha indicado, la normativa contempla que las infracciones leves se paguen con multas de hasta 6.000 euros, las graves hasta 150.000 y las muy graves hasta un millón de euros.

El consejero de Cultura ha recalcado que el importe recaudado por la imposición de estas sanciones irá destinado a la "conservación y protección del patrimonio cultural de Castilla-La Mancha".