"Los niños son los mejores embajadores de los hábitos de vida sanos y saludables, lo que aprenden en el colegio lo ponen en práctica en casa con el resto de la familia"
Fecha de publicación:23/08/2014

Marín con el jurado del concurso del logo para el IV Centenario de la segunda parte de El QuijoteImagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín, ha afirmado que “una concienciación temprana, practicar deporte y mantener una alimentación sana, son la mejor medicina para prevenir enfermedades”.

Así lo ha señalado Marín tras la firma de un acuerdo marco de colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer de Albacete, que tiene como principal objetivo promover la adopción de modos de vida y comportamiento sanos en relación con la alimentación y el ejercicio físico, en niños desde Educación Infantil a Primaria, que se desarrollarán a través de programas educativos que se ofertan a todos los centros educativos de la provincia de Albacete, incluyendo centros públicos y concertados.

Una acción que se enmarca dentro del Plan de Acción Global del Gobierno regional Castilla-La Mancha +Activa, destinado a promover y mejorar los hábitos saludables de la población a través del deporte y la actividad física, la alimentación equilibrada y la vida sana en toda la región.


“No nos podemos quedar de brazos cruzados ante la obesidad infantil”

El responsable de Deportes en Castilla-La Mancha ha señalado que “no nos podemos quedar de brazos cruzados ante el problema de la obesidad y el sobrepeso infantil”. Los últimos estudios han situado a nuestra región entre las comunidades autónomas con mayor prevalencia de obesidad infantil; según el Estudio ALADINO 2011, es de un 48,4 % -sobrepeso 27,5% y obesidad 20,9%- es decir, casi 1 de cada 2 escolares castellano-manchegos, entre 6 y 10 años, tienen problemas de obesidad o sobrepeso.

Marín alerta de que “las cifras apuntan a que este es un problema creciente al que el Gobierno de la Presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, se ha propuesto poner solución”. En España, la obesidad infantil, está situada por delante de EEUU y es uno de los países con peores indicadores de inactividad física en Europa.

“Esta inactividad física supone un riesgo para la salud de la población castellano-manchega escolar, algo que nos preocupa mucho, y es uno de los 10 factores de riesgo que contribuyen a la aparición de enfermedades crónicas” ha explicado el consejero. Es más, según el estudio de hábitos deportivos en edad escolar 2011 realizado por el Consejo Superior de Deportes, en Castilla-La Mancha el 56% escolares no son suficientemente activos. A ello hay que añadir que, el 88% de la población infantil y juvenil realiza una ingesta total de grasas excesiva, y no incluyen es su dieta la cantidad adecuada de frutas y verduras.


Un programa educativo muy atractivo para los alumnos

El Gobierno de Castilla-La Mancha, en colaboración con la Asociación Española Contra el Cáncer, se ha propuesto desarrollar programas de manera conjunta orientados a la Educación para la Salud, que abarquen los distintos aspectos que influyen en la adquisición de los hábitos del niño, de tal forma que tras un proceso planificado de enseñanza sea capaz de elegir, adquirir y mantener hábitos de vida saludables.

El consejero de Educación, Cultura y Deportes ha señalado que “los niños son los mejores embajadores de hábitos de vida sanos y saludables, lo que aprendan en el colegio lo practicarán en casa con el resto de la familia”.

Los programas educativos son dos: Por un lado ‘Comer bien ¡es divertido!’, orientado al desarrollo de hábitos de vida saludable referidos a alimentación y actividad física. Se trata de charlas guiadas y dirigidas a niños de 4 a 10 años, con una metodología activa y participativa de trabajo en grupo, con mensajes sencillos y prácticos que faciliten el cambio de hábitos.

Por otro lado ‘Ora guiñol: ¡Con las manos en la masa!’ que consiste en una representación para educar sobre los problemas de menús de comida rápida y facilitar otras propuestas de menús más sanos y nutritivos. Los destinatarios de esta actividad son niños y niñas de 7 a 9 años. Según Marcial Marín, “se espera que participen, como mínimo, unos 20.000 alumnos cuyo grado de satisfacción en programas anteriores alcanza el 9 sobre 10 de valoración de los usuarios”.