El consejero asegura que "garantizará el enriquecimiento, salvaguarda, tutela y difusión de nuestro riquísimo patrimonio regional". Tendrá más de cien artículos y creará nuevos órganos de asesoramiento y seguimiento

Fecha de publicación:8/02/2012

Marín visita el Oratorio de San Felipe Neri  


El consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín, ha anunciado hoy la próxima aprobación de la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, que "garantizará el enriquecimiento, salvaguarda, tutela y difusión de nuestro riquísimo patrimonio regional". Según ha asegurado Marín, un próximo Consejo de Gobierno aprobará el primer borrador de la futura norma, que "pone fin a un vacío producido por una ley aprobada hace 22 años, que se ha quedado obsoleta y anticuada".


Esta futura Ley del Patrimonio Cultural "es uno de los compromisos adquiridos en su día por la presidenta Cospedal en su discurso de investidura, y que ahora se va a hacer realidad, como muestra de que, una vez más, este Gobierno cumple sus compromisos", ha explicado Marín


El consejero de Cultura ha hecho este anuncio "en el inmejorable marco de este Oratorio de San Felipe Neri", cuyas obras de restauración y remodelación ha visitado hoy. La futura Ley del Patrimonio contará con más de cien artículos, aprobará la constitución de nuevos órganos institucionales que vigilarán por el correcto cumplimiento de la norma y asesorarán sobre los trabajos.

"La Cultura ha sido en épocas pasadas una política de mero escaparate sin demasiado orden ni concierto. Nosotros estamos por una cultura ordenada, bien estructurada, racionalizada en el gasto y para el disfrute de los ciudadanos. Por eso regularemos por ley su extensísimo valor", ha señalado el consejero.


Respecto a las obras finalizadas en el Oratorio de San Felipe Neri, el titular de Cultura se ha referido a que "hoy también ponemos a disposición de todos los ciudadanos la rehabilitación de un espacio único, que se ha transformado en un espacio multidisciplinar, capaz de alojar un gran abanico de usos".


Desde abril de 2008, las intervenciones arqueológicas en San Felipe Neri se han centrado en la limpieza y excavación de la segunda bóveda, donde se han encontrado, además de abundantes restos óseos, muros romanos de gran envergadura, una conducción de agua y fragmentos cerámicos datados en el siglo I.


En enero de 2011 se iniciaron las obras, cuyo objeto era la adecuación del Oratorio de San Felipe Neri, para su puesta en uso como espacio expositivo, además de para otras actividades de ámbito cultural.


En marzo de 2011 aparecieron los restos de pinturas murales, descubiertas durante la fase de picado de los revocos y encalados superficiales de los paramentos, más concretamente en la zona superior de los muros y en la bóveda, mientras se llevaban a cabo los trabajos de control y seguimiento arqueológico de las obras de acondicionamiento.


La obra se finalizó en el mes de diciembre, con el montaje de las instalaciones de iluminación, climatización, incendios y megafonía, en las que se ha intentado interferir lo menos posible en la correcta visión del conjunto.


Se han diseñado una serie de actuaciones que permiten convertir el gran espacio central de la capilla en una estancia multidisciplinar, capaz de alojar un gran abanico de usos, así como las intervenciones necesarias que permitan el acceso a las termas que discurren bajo el inmueble.