El consejero ha asistido esta noche a la representación de ‘El Retablo de Maese Pedro’. Elogia la "maestría, entrega y el grado de profesionalidad demostrado por todos los que forman parte de esta coproducción del Teatro Real"

Fecha de publicación:30/04/2015

imagen_flashCon ocasión de los actos organizados por el Gobierno de Castilla-La Mancha con motivo de la conmemoración del IV Centenario de la Publicación de la Segunda Parte de El Quijote, el consejero de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Castilla-La Mancha, Marcial Marín, ha asistido esta noche a la representación de ‘El Retablo de Maese Pedro’ compuesta por Manuel de Falla, que ha tenido lugar  en el Teatro Buero Vallejo de Guadalajara.
 
En declaraciones a los medios de comunicación, Marín ha  destacado que  desde hace cuatrocientos años, “El Quijote asume el privilegiado papel de representarnos como el mejor embajador de nuestra tierra”, esencial para entender la rico legado patrimonial que atesora nuestra región. Marcial Marín se ha referido de este modo a los molinos, iglesias, castillos, parajes y personajes que sirvieron de inspiración a Miguel de Cervantes para escribir su obra inmortal.
 
 
Una deuda perpetua con Cervantes
 
Algo que, según Marcial Marín, “nos deja una deuda perpetua con uno de los autores cumbre de la literatura española, capaz de convertir en mito una novela”. En este punto, el titular de Cultura ha destacado la “generosidad y la colaboración que desde el primer momento nos han brindado todas las instituciones y toda la sociedad en el diseño del Programa Oficial de Conmemoración de este IV Centenario”.
 
 
Maestría, entrega y profesionalidad
 
En este sentido, ha elogiado la “maestría, entrega y el grado de profesionalidad demostrado por todos los que forman parte de esta producción”. A ellos se ha referido el consejero citando especialmente a  Enrique Lanz, encargado de la dirección de escena y nieto del pintor Hermenegildo Lanz (con quien colaboró el propio Manuel de Falla).  
 
Un agradecimiento que ha hecho extensible al Teatro Real, al Gran Teatre del Liceu de Barcelona, la Asociación Bilbaína de Amigos de la Ópera (ABAO), el Teatro Maestranza de Sevilla, la Fundación Ópera de Oviedo, la Fundación Teatro Calderón de Valladolid y la Compañía Etcétera.