Tiene su sede en la antigua Iglesia de San Román, declarada Monumento Nacional. El consejero explica que, con ello, "se trata de dar un nuevo discurso expositivo a la pinacoteca en consonancia con los tiempos actuales". Los trabajos consisten en incorporar nuevas piezas y elementos multimedia y reordenar las ya existentes.

Fecha de publicación:5/01/2014

imagen_flashEl Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, llevará a cabo la remodelación museográfica del Museo de los Concilios de Toledo y de la Cultura Visigoda.
 
Según ha detallado el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín, “se trata de dar un nuevo discurso expositivo a la pinacoteca en consonancia con los tiempos actuales, enmarcado en el Plan de Remodelación de los Museos de la región, como ya se ha hecho en los de Ciudad Real y Talavera de la Reina”.

 
De esta forma, se incorporarán nuevas piezas, aparecidas en los últimos años, y se procederá a la reordenación de las existentes, al mismo tiempo que se incluirán elementos multimedia de cara a la visita de escolares y de público en general. Asimismo, a la pinacoteca toledana se irán añadiendo materiales del yacimiento de Vega Baja. Se prevé que los trabajos estén concluidos a finales del próximo mes de febrero.
 
El Museo de los Concilios de Toledo y de la Cultura Visigoda tiene su sede en la antigua Iglesia de San Román, declarada Monumento Nacional, edificio característico de la arquitectura mudéjar religiosa toledana, aunque conserva testimonios de distintas épocas.
 
Su origen podría remontarse a la época visigoda, no obstante, la primera referencia documental como parroquia latina es de principios del siglo XII, si bien la fábrica actual corresponde a la edificación realizada por el Arzobispo Jiménez de Rada en 1221.
 
Tiene planta basilical de tres naves, separadas por arcos de herradura califal  sobre columnas de mármol de fuste romano, adosadas a pilares de ladrillo y con capiteles visigodos y mozárabes. A partir de 1552, Alonso de Covarrubias  llevó a cabo  la ampliación de  la capilla mayor  y se erige la magnífica cúpula renacentista. El  retablo es obra de Diego Velasco.
 
La espléndida decoración mural del siglo XIII, de origen románico con motivos de raíz islámica, está realizada al fresco. La temática es propia de la pintura románica: el Pantocrátor, Adán y Eva en el Paraíso, la Resurrección de los Muertos, los Evangelistas, Santos, y Ángeles.
 
La torre, exenta en origen, se unió a la cabecera en el siglo XVI. Inspirada en los alminares califales, es de mampostería encintada con ladrillo en los ángulos. Se asienta sobre una base de sillería.
 
El museo fue inaugurado en 1971 como filial del Museo de Santa Cruz de Toledo, que cuenta entre sus fondos con una importante colección de materiales visigodos procedentes de los trabajos arqueológicos llevados a cabo en los últimos años. Destacan  los ajuares  de la necrópolis de Carpio de Tajo,  las reproducciones  de las coronas votivas del tesoro de Guarrazar, además  del fragmento del  Credo epigráfico procedente de la Vega Baja  de Toledo, entre otros.