El Gobierno de Castilla-La Mancha pone en marcha un programa de digitalización de las aulas al que se han unido de forma voluntaria los centros participantes y que está relacionado con el sistema de ayudas en especie para el uso de libros de texto, de forma que los beneficiarios de estas ayudas también recibirán las tabletas y licencias de forma gratuita y al resto de familias no les supondrá un desembolso mucho mayor del que vienen haciendo en libros en el inicio del curso.



El próximo curso escolar 80 centros educativos públicos de Castilla-La Mancha participarán en el proyecto ‘Carmenta’ de utilización de materiales curriculares digitales en el aula, lo que supondrá la implicación de cerca de 4.000 alumnos y alumnas y 450 docentes de 3ª y 5º de Educación Primaria y de 1º de Educación Secundaria que harán uso de tabletas digitales en lugar de libros de texto en determinadas asignaturas.

El proyecto ‘Carmenta’, nombre de diosa griega de la innovación y la tecnología, tendrá un presupuesto aproximado de un millón de euros, se utilizará por un total de 4.000 alumnos y alumnas, de los que 1.800 recibirán gratuitamente los dispositivos y 450 docentes; implicará la dotación de 3.132 tabletas (además de otras 900 como stock) y 215 monitores interactivos digitales, que permitirán tanto el control del trabajo individual de cada escolar en su dispositivo, como la corrección de sus tareas, y la utilización de un amplio abanico de recursos digitales en las explicaciones que harán sin duda más ameno el aprendizaje.

El proyecto consiste en la utilización por parte del alumnado y del profesorado de tabletas en las que se instalan las licencias digitales de las asignaturas que se vayan a trabajar en este formato, fundamentalmente asignaturas troncales, como matemáticas, lenguaje, ciencias naturales y ciencias sociales, de la editorial que el centro escolar elija, un sistema que puede ser compatible con el uso de material digital de elaboración propia o recursos en la red.

Cada aula contará también con un monitor digital interactivo en el que podrán trabajar en grupo, explicar contenidos o hacer correcciones de ejercicios para toda la clase, elaborar lecciones con integración de videos y multimedia, herramientas matemáticas, creación de actividades interactivas o de herramientas de colaboración.

El proyecto ha tenido como objetivos desde su inicio, aparte, de poner a disposición del profesorado métodos más innovadores de enseñanza, procurar una implantación voluntaria a medida que los centros lo vayan solicitando, y una implantación consensuada con la comunidad educativa en cada centro.

Se ha buscado un sistema económicamente sostenible, tanto para la Administración regional, como para las familias, pues se ha integrado en el sistema de ayudas para el uso de libros de materiales curriculares, de forma que el alumnado beneficiario de éstas ayudas recibirá, en vez de los libros en préstamo, una tableta en préstamo con las licencias de los libros digitales que le correspondan según el tramo de ayuda concedida.

Así, se utilizarán similares recursos que los que destinaríamos a estas ayudas, y, al mismo tiempo, garantizando que la implantación de este sistema no sea un obstáculo para aquellas familias con escasos recursos económicos.

Para las demás familias, las no beneficiarias de ayudas, tampoco les supondrá un desembolso mayor del que vienen haciendo todos los inicios de curso en libros de texto, porque, por un lado, el sistema de licencias digitales es compatible con cualquier dispositivo que cumpla los requerimientos de capacidad mínimos que conocen los centros, de forma que podría utilizar cualquiera que ya tuviera el escolar en su casa.

“La inversión en la tableta se realizaría el primer año, con lo que en los cuatro cursos sucesivos que los centros se han comprometido en participar sólo se invertirá el precio correspondiente a las licencias digitales de los sucesivos cursos a los que pase el alumno o alumna, por lo que ya en el segundo año se habría amortizado esa inversión inicial, prácticamente”.

Respecto a la formación para el uso de este nuevo material en los centros participantes el consejero ha concretado que a principios del próximo curso la editorial suministradora de las licencias digitales –que cada centro haya elegido- facilitará formación al profesorado in situ en cada centro, ayudándoles a cargar los contenidos y programas necesarios en cada uno de los dispositivos que van a utilizar los alumnos y alumnas.

Del mismo modo, la empresa suministradora del panel interactivo, facilitará una formación inicial al profesorado en el uso del mismo y tras esta formación inicial se desarrollará un programa de formación específica dentro del Plan de Formación del Profesorado del Centro Regional de Formación, con el que se potenciarán las utilidades que pueden obtenerse de este sistema.

Por provincias, en Albacete participarán en el proyecto ‘Carmenta’ nueve centros de Primaria y cinco de Secundaria, en Ciudad Real 18 de Primaria y cinco de Secundaria, en Cuenca ocho de Primaria y tres de Secundaria, en Guadalajara 11 de Primaria y uno de Secundaria y en Toledo 19 de Primaria y uno de Secundaria. Descargue aquí el listado completo de centros participantes para el curso 2018/2019.