Se considerará renta per cápita de la unidad familiar el resultado de dividir la renta anual de la familia entre el total de sus miembros computables.


A estos efectos, la renta anual se obtendrá por agregación de las rentas de cada uno de los miembros computables de la familia que obtengan ingresos de cualquier naturaleza correspondientes al ejercicio fiscal anterior en dos años al año natural al que se solicita plaza escolar, es decir, la correspondiente al año 2012 para este proceso de admisión. Para la determinación de la renta de los miembros computables que hayan presentado declaración o solicitud de devolución por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, se considerará renta anual la parte general de la base imponible correspondiente al período impositivo especificado (casilla número 455 de la Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas 2012 o del Certificado de la declaración anual del IRPF ese mismo ejercicio).


Una vez hallada la renta anual y dividida entre el total de miembros computables, se obtendrá un punto en el criterio de renta per cápita si ésta es igual o inferior a 14.910,28 euros anuales.